ENTREVISTA DE ANTONIO ARCO A JUAN RAMóN BARAT

LA VERDAD de Murcia. 15 de junio de 2011

Cultura

ANTONIO ARCO


«¡Hay que dejar de ser borregos!»


 Juan Ramón Barat. Escritor
El autor de 'Anfitrión y el otro' se muestra encantado con el montaje realizado por Alquibla Teatro

 

 


Vive Juan Ramón Barat Borbotó, 1959) en Lorca. Allí es profesor, escritor, vive y muere. Con 'Anfitrión y el otro' (Tres Fronteras Ediciones), la versión libre que ha realizado de la comedia 'Anfitrión' de Plauto, está atravesando un momento literario dulce, porque la compañía murciana Alquibla Teatro, que dirige Antonio Saura, ha llevado la obra a los escenarios y el público disfruta encantado de la vida. Barat es una explosión de crítica feroz cuando analiza la realidad que observa.
-Dígame tres buenas razones para leer 'Anfitrión y el otro'.
-La primera razón tiene que ver con la salud del cuerpo: está demostrado que reír alarga la vida. 'Anfitrión y el otro' garantiza carcajadas durante casi dos horas. La segunda razón tiene que ver con la salud del alma: la obra desestresa, relaja, libera energías negativas, carga las pilas. La tercera razón tiene que ver con la salud de la mente: leer o releer a los clásicos alimenta la inteligencia y la cultura del individuo. Se recrea una época histórica, se reinterpretan y actualizan unos mitos que son, por cierto, universales.
-¿Qué es lo que más le divierte de la historia que cuenta Plauto?
-La actualidad. El texto original de Plauto tiene una antigüedad de más de 2.000 años. Yo he hecho una versión moderna, desenfadada, con alusiones contemporáneas que el lector reconoce. Las situaciones son completamente de hoy en día: el abuso de los poderosos, la situación de la mujer, los problemas entre los ricos y los pobres&hellip El lenguaje es chispeante, los golpes de humor permanentes&hellip
-¿Por qué quiso hacer una versión libre de este clásico?
-Siempre me han gustado los clásicos. De ellos se aprende mucho. En ellos está escrita la historia de la humanidad. Anfitrión es un símbolo. Alcmena es un símbolo. Sosias es otro símbolo. Y los símbolos no mueren nunca: el militar fanfarrón, la mujer sumisa y obediente, el criado tramposo&hellip Creo que es bueno releer a los clásicos, pero dándoles siempre un toque de modernidad.
-¿Con qué enseñanza se queda?
-He tratado de divertirme escribiendo la obra. Mejor dicho: reescribiendo. Hay muchas cosas que he eliminado y hay muchas otras que he inventado. El final de la obra de Plauto está desaparecido, por lo que he tenido que sacar mucho de mi propia cosecha. Pero la base sigue siendo la misma: los conflictos entre los poderosos y los subordinados, entre los hombres y las mujeres, entre ricos y pobres&hellip son intemporales. Cualquier individuo de cualquier lugar del mundo y en cualquier época reconocerá enseguida mis personajes.
-¿Es útil hoy su lectura?
-Creo que sí. Bastante. De hecho, he tratado de reforzar algunos temas que en la obra original apenas salían o ni siquiera aparecían. He metido caña con el mundo de los militares, con el mundo de la religión, con el mundo de la corrupción, con el mundo de las infidelidades, con el mundo del soborno&hellip Yo creo que la obra de Plauto original estaba concebida para el público romano del siglo II antes de Cristo. Su humor es distinto. Plauto sólo pretendía divertir: pan y circo. Entretener al pueblo. Es lo que hacen hoy en día las series tontas de la tele. Yo he puesto el dedo en la llaga de muchos problemas que nos acucian. Con humor, con ironía, con mala leche, con inteligencia.
-Hablemos de los personajes de la obra. ¿Qué tenemos de Anfitrión?
-Anfitrión es el general victorioso que es capaz de sacrificar su honra con tal de medrar. Sabe que Júpiter se acuesta con su esposa. Pero no le importa porque Júpiter le promete el oro y el moro: ser rey, ser un militar invencible, ser adorado por el pueblo&hellip A cambio, sólo tiene que mirar para otro lado. No sé lo que tenemos de Anfitrión. Cada uno sabrá. Pero es cierto que nuestra carne es débil y nos dejamos sobornar con facilidad.
-¿Y de Júpiter?
-Es el poderoso, el rico, el que domina y sojuzga. Chulea todo lo que quiere y sabe que se saldrá con la suya por las buenas o por las malas&hellip No hay nada que se le resista. Con dinero, con poder, con amenazas&hellip Creo que hay muchos hombres y mujeres así entre nosotros. En el mundo de las finanzas, de la política, del poder mediático&hellip
-Otro más, Mercurio.
-Mercurio es el correveidile, el que ayuda al poderoso a cumplir sus propósitos, por deshonestos que sean&hellip No le importa saber si lo que hace está bien o mal. Él cumple órdenes. Esto lo hacen los policías, por ejemplo, cuando tienen que disolver una manifestación pacífica -como la del 15-M-; lo hacen los abogados, los jueces, los hombres de las ventanillas, los funcionarios&hellip Mucha gente cumple con su deber. 'A mí me han dicho que haga esto o lo otro&hellip'. Y no se plantean si es justo o no.
-¿De Sosias?
-Sosias es el criado que todo lo enreda: mentiroso, tramposo, truhán, amigo del vino, farsante&hellip Hay mucha gente así. 'Donde dije digo, digo Diego'. No puedes fiarte de Sosias. Sabes que te va a engañar en cualquier momento.
-¿Qué destaca de Alcmena?
-Alcmena es la mujer honrada, sumisa, obediente. Su función es satisfacer al marido. Honrar al marido. Estar siempre a la sombra del marido triunfador. ¿Cuántas mujeres maravillosas viven a la sombra de un hombre? Miles. Estamos en un mundo machista. Muy machista. Por desgracia, las mujeres siguen estando anuladas en muchos lugares. Incluso en Occidente.
Corrupción, guerras, violencia
-¿Y de Bromia?
-Criada fiel, diligente, casi de la familia. Es cómplice, depositaria de secretos&hellip Es el confidente que necesitamos. El amigo de toda la vida.
-¿Cómo estamos de perdidos?
-Mucho. Basta mirar a nuestro alrededor. Los problemas que trató Plauto hace 2.000 años siguen vigentes. Corrupción, guerras, violencia, ansias de poder, diferencia de clases&hellip Estamos perdidísimos porque el sistema capitalista ha tocado fondo. Los que están colocados en la cima del poder no se dan por aludidos. Los políticos no han entendido todavía lo que está pasando. Los banqueros siguen hinchándose. Nos hemos convencido de que la corrupción es un mal necesario. Ejemplo: Francisco Camps y su equipo de imputados ha arrasado en las elecciones autonómicas y municipales recientes. ¿Estamos gilipollas? Yo apoyo a muerte el 15-M. Todo lo que defiende esta plataforma es razonable. Es una verdad incontestable. Y sin embargo, PP y PSOE hacen oídos sordos. La democracia está podrida. ¿De veras alguien se cree que somos libres y que votamos libremente y que la crisis pasará algún día y volveremos a nuestra nube de color rosa capitalista e insolidaria con el resto del mundo? ¡Lo tenemos claro!
-De complacientes con los poderosos, ¿cómo somos?
-Muchísimo. ¿Por qué les reímos las gracias a los banqueros si nos están desvalijando permanentemente? ¿Por qué les reímos las gracias a los alcaldes, concejales, asesores, diputados, senadores, directores generales, consejeros&hellip si se están forrando con nuestro dinero? ¿Hay derecho a que Cristiano Ronaldo o Messi ganen tantos millones en un mundo en el que el 80 % se muere de hambre? Pues en vez de protestar, al contrario. A comprar camisetas de nuestros ídolos futbolísticos, a fotografiarnos con ellos cuando bajan del autobús, a aclamarlos como si fueran faraones&hellip ¿Somos gilipollas?
-¿Qué propone?
-Ser más cultos y más críticos con nuestro entorno. Educación, formación, compromiso, honradez. ¡Y hay que dejar de ser borregos! Lo dijo Machado. Hay que ser voz, no eco.
-Para no hacer mucho el tonto, ¿qué?
-Hay que estar informado. Leyendo, reflexionando, hablando. Pero no de fútbol, ni de Belén Esteban. Y basta ya de cine y de programas televisivos para subnormales. Cultura. Más cultura.
-¿Cómo ser honrados y no morir en el intento?
-No metiendo nunca la mano en el tarro. No mirando nunca hacia otro lado. No callando ante las injusticias. Pero eso, aviso, conlleva sus riesgos. Siempre habrá gente que te lanzará sus dardos envenenados. Siempre habrá canallas dispuestos a despellejarte vivo.
--¿Qué le parece el montaje de 'Anfitrión' de Alquibla Teatro?
-Espectacular. Antonio Saura y Esperanza Clares, con todo el equipo, han realizado una puesta en escena maravillosa de mi obra.' Y aviso: el que vaya a verla se lo pasará bomba.
-¿Cómo están Lorca y sus gentes en estos momentos?
-Lorca ahora mismo es un horror. Además de los 9 muertos y los numerosos heridos, hay mucha gente sin hogar. Están demoliéndose edificios todos los días. Hay hombres y mujeres que tienen que irse a vivir a ciudades vecinas y los alquileres están subiendo. ¡Sí! Hay barrios enteros deshabitados. Veremos si las aseguradoras, los políticos, los arquitectos, los constructores y los banqueros están a la altura de tanta desgracia. No estaría de más que los bancos dejaran de cobrar intereses, y que los del ladrillo pusieran precios populares&hellip Pero acabo de enterarme de que una empresa ha cobrado 900.000 euros por demoler un edificio. Suena a chiste, pero sí. ¿Tanto vale tirar un edificio? ¿Quién va a pagar eso? ¿El Ayuntamiento de Lorca? ¿Con qué dinero?
-¿Qué desea?
-Que venga Dios y arregle esto.

 

No hay comentarios

Agregar comentario

Debe ser Conectado para agregar comentarios.