Los Caciques

LOS CACIQUES ES UNA TRAGICOMEDIA GROTESCA SOBRE LA CORRUPCIÓN EN LA ESPAÑA DE HACE MUCHOS AÑOS

Humor, sátira social, gran dinamismo escénico, vestuario de época imbricado con un espacio escénico contemporáneo, en un delicado equilibrio entre la tradición y la innovación, el arrebato y la sutilidad, el apasionamiento interpretativo y el compromiso ético, la diversión y un ritual de confrontación de ideas, emociones y sensaciones, son algunas de las características de la puesta en escena que está preparando Antonio Saura.

Carlos Arniches

ESTRENO TEATRO ROMEA DE MURCIA
Jueves, 23 de noviembre de 2017. 

(Viernes, 24 de noviembre de 2017. 21:00h.
Sábado, 25 de noviembre de 2017. 21:00h.
Domingo, 26 de noviembre de 2017. 19:00h.
)

Es una producción de Alquibla Teatro
en coproducción con Teatros de Murcia.

con la colaboración del Auditorios Región de Murcia y el apoyo del Instituto de las Artes Escénicas de la Región de Murcia

Espectáculo subvencionado por el Inaem. Ministerio de Cultura. Gobierno de España.

Género Tragicomedia grotesca
Público destinatario Adulto y juvenil
Duración 1 hora y 45 minutos (sin intermedio)

La crítica ha dicho

«LOS CACIQUES SE DIVIERTEN DE GIRA.Los caciques se divierten de gira. (…) ofrece diversión y buenas interpretaciones. (…) la versión firmada por el gran César Oliva con la que sirve el texto al público; de nuevo, muy acertado en la claridad, la elegancia y esa humanidad siempre tan a flor de piel, que siempre impregna sus trabajos, que tanto se agradece en tiempos tan desabridos. (…) todos los actores se enfrentan con desparpajo y profesionalidad. Muy bien iluminado el montaje por el propio Saura, que con Los caciques recupera su pulso de director que sabe conectar con el público sin olvidarse de su alto nivel de autoexigencia; también destaca la música de Salvador Martínez, en la línea de acierto y calidad ya lograda en montajes anteriores de la compañía (…) así como la escenografía en cartón, cómoda para su transporte y sugerente y muy eficaz en escena, de Fernando Caride. (…) Muy bien los intérpretes, que derrochan gracia siguiendo la estela de los grandes cómicos españoles. Todos naturales, sin engolamientos, formando un conjunto que resulta homogéneo en su calidad. Genial Julio Navarro en su mejor trabajo con Alquibla, dando vida al vividor Pepe Ojeda; y muy creíbles, divertidos y volcados con éxito en sus personajes Alberto García Torno (Alfredo, sobrino de Pepe Ojeda), Manuel Llamas (don Acisclo), Pedro Santomera (el alguacil), Manuel de Reyes (don Régulo, sargento de la Guardia Civil), Pepe Villena (secretario del Ayuntamiento), la deliciosa Nadia Clavel encarnando a Cristina, y las dos actrices históricas de Alquibla: una desternillante Lola Martínez (Cesárea, esposa de don Acisclo) y Esperanza Clares (Eduarda, esposa de don Régulo), que pone con hondura y maestría el punto dramático a la función. Unas Lola Martínez y Esperanza Clares en plena forma, dominando el escenario como supieron hacerlo mano a mano en Las reinas del Orinoco (1997). (…) Una función, la de estos “Caciques”, que divierte y que, al mismo tiempo, pone en evidencia la realidad: (…) Tres claves: La música Salvador Martínez Logra una de sus mejores composiciones para la compañía murciana. La versión César Oliva demuestra de nuevo su talento y finura para adaptar, desde el respeto, los textos conocidos. Dirección e iluminación Antonio Saura, como director e iluminador, firma uno de sus trabajos más logrados.

Antonio Arco. . La verdad de Murcia. Lunes 19 de noviembre de 2018.

«(…) magnífica adaptación de Saura que vuelve a poner en relieve la corrupción y el cohecho en España. César Oliva, responsable de la adaptación, ha sabido con maestría depurar los textos de Arniches ajustándolos al público actual (…) El espectáculo, sin duda, muestra la crítica social del autor de una forma satírica y logra que el patio de butacas, entre risas, reflexiones sobre lo atemporal de las escenas. (…) El casting ha sido todo un acierto y durante toda la obra se respira la cohesión entre los actores. Con gran maestría han conseguido que un escenario contemporáneo minimalista (…) sea suficiente para lograr que el espectador viaje en el tiempo y que los actores brillen sin necesidad de ornamento.»

Óscar San Juan. La Rioja Periódico. Martes, 4 de diciembre de 2018.

«(…) Alquibla regresa a la esencia del teatro español con este divertido montaje (…) buena versión de César Oliva (…) magnífico Manuel Llamas (…) Retratan Arniches, Oliva y Saura el caciquismo a través de esta tragicomedia grotesca, llena de sátira y crítica, (…) Alberto García Tormo y sobre todo Nadia Clavel, (…) aportan frescura a este montaje. (…) Entre los momentos que merecen ser destacados está, sin duda, el pasodoble -¡que no nos falte una verbena!- (…)»

Julia Albaladejo Serrano. La Opinión de Murcia. Martes, 28 de noviembre de 2017.

«El casting es un gran acierto (…) ligero bisturí que entra de lleno en el seno de la sociedad española por uno de los canales más enfermos que tiene: La corrupción política. (…) una escenotecnia al servicio de la acción (…) el espectáculo renuncia a parte de la comicidad gratuita (…) espíritu crítico, el rigor artístico en el concepto espectacular y un teatro que no le pierde la mirada al público.»

Fulgencio M. Lax. Revista Artez, Lunes, 27 de noviembre de 2017.

«LA ESPAÑA ETERNA: PILLERÍA, VERBENA Y CORRUPCIÓN. (…) El aplauso generoso del público durante la obra, así como al final, con espectadores en pie, vaticinan un éxito asegurado (…) eficaz y esmerada versión de César Oliva. (…) un final acertadísimo. Este sirve además para subrayar el elemento trágico de lo que el espectador ha ido contemplando (…) la corrupción política. (…) Los actores de Alquibla Teatro ofrecen un excelente trabajo (…)»

Fernando Carmona Ruiz. El Diario de Murcia. Domingo, 26 de noviembre de 2017.

«(…) Alquibla y su elenco cohesionado, brillante y ajustado consiguieron que Villalgancio exista en mi imaginación (…) Antonio Saura, (ha conseguido que) desde la simplicidad escénica brillen los actores y consigue que los personajes lleguen al espectador y produzcan una emoción verdadera.»

José María Cánovas Vera. https://www.facebook.com/canovasvera. Viernes, 24 de noviembre de 2017.

Sobre el autor

Carlos Arniches es uno de los dramaturgos más relevantes del teatro español de principios de siglo XX. Su extensísima producción teatral recoge géneros como el sainete, la tragedia grotesca, la comedia y la zarzuela, impregnados de ese Madrid castizo que tan característico hizo su teatro. Su ineludible contribución a la renovación del humor en las primeras décadas del siglo pasado, lo sitúa como uno de los autores teatrales relevantes de su época.

 

Nacido en Alicante, el 11 de octubre de 1866, y fallecido en Madrid, el 16 de abril de 1943, fue un comediógrafo español de la Generación del 98, fecundo autor de sainetes y comedias, y especialmente recordado como pintor de los ambientes populares de Madrid, cuyo chulesco y castizo lenguaje supo recrear de forma inimitable, inspirándose en la zarzuela y en el teatro por horas del siglo XIX, aunque con preocupaciones propias del Regeneracionismo.

 

Fue el creador de la tragicomedia grotesca', género cómico nuevo donde expresaba sus inquietudes sociales y regeneracionistas. Destacan especialmente La señorita de Trevélez (1916), donde se critica a la juventud burguesa, ociosa y desocupada, que con sus crueles bromas no toma en consideración los sentimientos, Los Caciques (1920), sátira sobre la corrupción o Es mi hombre (1921), sátira sobre el machismo.

 

Figuras como Ramón María del Valle-Inclán, Carlos Arniches o Federico García Lorca son claves en la renovación teatral española de los primeros años del siglo XX.

Sobre Los Caciques

Los caciques se estrenó el 13 de febrero de 1920 en el Teatro de la Comedia de Madrid.

Es una obra en tres actos que se ambienta en un pequeño pueblo llamado Villalgancio. El alcalde del pueblo, Don Acisclo, espera la llegada de un inspector de la capital para analizar sus cuentas. El alcalde prepara para recibirle todo tipo de lisonjas y evitar así que descubran sus trapicheos en el Ayuntamiento. Comienza entonces el enredo. Don Acisclo confunde al inspector con Alfredo y su tío que llegan al pueblo con intención de pedir la mano de su sobrina, Cristina. Esta confusión crea todo tipo malentendidos y situaciones cómicas.

Sobre la versión de Cesar Oliva

Villalgancio, Castilla, 1932. Hace un año que se instituyó la II República española.

A la estación del pueblo llegan dos individuos con el fin de rehabilitar un amor perdido. Pero en ese pueblo se encontrarán con unas autoridades que viven en la corrupción y el cohecho. Alertados por un paisano, diputado en Madrid, los jerarcas esperan alarmados la visita de un delegado del gobierno que debe inspeccionar las cuentas del municipio. Por casualidad se cruza la presencia de los que vinieron por cuestiones de faldas con los que piensan que son enviados gubernamentales. Lo cual origina todo tipo de confusiones que dejarán en su lugar la conducta de unos y de otros.

Arniches enmarcó su obra en la corrupción moral y política de 1920, sin poder advertir que, casi un siglo después, determinados comportamientos se mantienen, aunque hayan cambiado las formas. El espectáculo trata de recuperar, sin perder el tratamiento satírico original, la crítica que se desprende de un medio como el mostrado por el autor alicantino.

César Oliva. Versión

Sobre la puesta en escena de Antonio Saura

Aunque Arniches escribió la obra en 1920, nosotros hemos ubicado su acción en 1932, en plena Segunda República, bajo el gobierno de Manuel Azaña.

A principios de siglo XX la corrupción en España era un problema ‘sistémico’, con “personajillos”, repartidos por toda la geografía, que valiéndose de su influencia o riqueza, intervenían en la política y administración pública en beneficio propio. Cien años después de ser escrita, este país continúa presentando un divertido escenario poblado de personajes corruptos, sobornos, tarjetas black, comisiones del 3%, contabilidades extraoficiales, despidos en diferido...

La vigencia del viejo maestro Arniches es irrefutable.

La versión de César, que ha introducido algunos elementos de El Inspector General de Nikolái Gógol, obra que inspiró a Arniches, reduce sus elementos costumbristas, alejándose del sainete para transformarse en una comedia satírica, limpiado de excesivos vulgarismos, propios del costumbrismo sainetesco, que desvían el humor hacia formas tópicas; buscando una mayor aproximación a la crítica sobre el caciquismo.

Alejados del sainete y del costumbrismo, nos aproximamos al autor desde su universo creativo más complejo, como es el de la tragicomedia grotesca, un concepto dramático más trascendente. El humor que se desprende de lo grotesco posee en sí mismo algo más profundo. Encuentra José Monleón paralelismos entre Arniches y Valle-Inclán en «…la expresión de un común sentimiento ante las deformidades de la vida española».

La acción escénica se desarrollará en un espacio escénico contemporáneo, diseñado por el escenógrafo Fernando Caride, que juega con elementos corpóreos construidos en cartón, como metáfora de la falsedad y el engaño, mezclado con vestuario de época. Ambos, escenografía y vestuario, estarán imbricados con un gran dinamismo escénico, a ritmo de pasodoble, compuestos por el músico Salvador Martínez (compositor de las bandas sonoras de Alquibla Teatro desde 1993.)

El humor de nuestra propuesta, que brota de lo grotesco, fluye en un delicado equilibrio entre la tradición y la innovación, el arrebato y la sutilidad, el apasionamiento interpretativo y el compromiso ético, la diversión y un ritual de confrontación de ideas, emociones y sensaciones, que lo aleja del mero teatro de evasión.

Antonio Saura. Dirección.

Ficha artística y técnica

Versión César Oliva
Música original Salvador Martínez
Escenografía Fernando Caride
Dirección Antonio Saura

Reparto (por orden de intervención)

PEPE OJEDA, vividor, galán maduro Julio Navarro
ALFREDO, su sobrino, joven elegante Alberto García Tormo
EDUARDA,  esposa de don Régulo Esperanza Clares
DON ACISCLO, alcalde Manuel Llamas
CESÁREA, esposa de don Acisclo Lola Martínez
SEVERO MORRONES, alguacil Pedro Santomera
CRISTINA, joven, sobrina adoptiva de don Acisclo Nadia Clavel
HONORIO CAZORLA, secretario del Ayuntamiento Pepe Villena
DON RÉGULO, sargento de la Guardia Civil Manuel de Reyes

Don Sabino, médico rural Manuel de Reyes
Perniles, agricultor Alberto García Tormo
Garibaldi, revolucionario Pepe Villena
Hombre 1, el auténtico delegado Pedro Santomera
Hombre 2, secretario Pepe Villena

Equipo técnico

Técnico de iluminación y sonido Rubén Pleguezuelos
Técnico de montaje y regiduría Benito Rubio

Diseño de iluminación Antonio Saura
Realización escenográfica CARTONLAB
Vestuario Pespuntes
Ayudante de dirección Alba Saura

Diseño cartel Fernando Caride
Fotografía promocional Rafa Márquez
Video promocional
 Twin Freaks Studio

Asesoría laboral Guimen Asesores
Prevención riesgos laborales Ibermutuamur
Administración Antonio Clares
Web Álvaro Imperial
Jefe Técnico Benito Rubio
Distribución Ana Belén García
Dirección de producción Esperanza Clares

Espectáculo producido por Alquibla Teatro
en coproducción con Teatro Romea de Murcia. Ayuntamiento de Murcia.

Espectáculo subvencionado por  INAEM (Instituto de las Artes Escénicas de la Región de Murcia) Ministerio  de Cultura. Gobierno de España

Con la colaboración de Auditorios de Murcia. Auditorio Municipal Miguel Ángel Clares de Algezares.

Descarga el Dossier de Los Caciques